Saltar al contenido

Descubre el mejor tratamiento para la tendinitis. ¿Frío o calor?

Te explicamos que tratamientos son los mejores para la tendinitis, tanto farmacológicos como físicos (frío o calor).

La tendinitis surge como una inflamación en las estructuras fibrosas en forma de cordón que mantienen aferrado el músculo al hueso. Este tipo de lesiones causan al año unas 70.000 bajas laborales, y es en este punto donde se vislumbra la importancia de conocer el mejor tratamiento para la tendinitis.

¿Cómo se instaura esta lesión?

Como cualquier inflamación, esta cursa con una cascada de moléculas pro inflamatorias como la histamina. La histamina va a provocar una extravasación de agua hacia la zona en cuestión, provocando un edema que presiona las estructuras colindantes, produciendo el dolor y la dificultad en los movimientos. Las tendinitis pueden llegar a requerir intervención quirúrgica si se ha roto la estructura tendinosa. Pero en este caso nos centraremos en aquellas lesiones que no requieren tratamientos invasivos.

Las lesiones tendinosas además van a producir dolores característicos en función de su localización. Por ejemplo, la tendinitis aquilea producida por sobrecarga del tendón más famoso de todos (el de Aquiles), produce un dolor intenso encima del talón. La tendinitis del abductor refiere un dolor severo en la ingle. La tendinitis patelar (o rotuliana) que es muy común y se produce por un exceso de movimientos de flexión; provoca mucho dolor en la zona inferior de la rótula. Por último, la tendinitis de bíceps derivadas normalmente de un sobreúso deportivo que reflejará un dolor agudo en el hombro.

El objetivo del tratamiento para la tendinitis.

El tratamiento, por tanto, va a perseguir el target de disminuir esa respuesta inflamatoria en primera instancia. Es decir, intentaremos actuar sobre los mecanismos pro inflamatorios que resultan ser la base etiológica de esta dolencia. En primer lugar, y si la lesión como hemos dicho no es grave, comenzaremos aplicando frío.

¿Y por qué frío?

Pues bien, el frío se aplicaría en el tratamiento para la tendinitis, siempre en las primeras horas post lesión. Los efectos del frío como agente terapéutico gracias al efecto de transferencia térmica son varios:

  • Vasoconstricción cutánea: mediada por la activación de forma directa de los receptores cutáneos del frío que se traduce en una vasoconstricción de las paredes de los vasos sanguíneos.
  • Liberación de mediadores de la vasoconstricción a nivel muscular en arterias y esfínteres precapilares como bradicinina y serotonina.
  • Disminución de los niveles de prostaglandinas e histamina a causa de estas vasoconstricciones.
  • Activación neuronal refleja que produce también vasoconstricción.

Pues bien, estos efectos tisulares van a provocar de forma secundaria una disminución del flujo sanguíneo. Esta disminución va a dificultar la llegada de más moléculas pro inflamatorias al lugar de la lesión. Además, la disminución del radio de los vasos va a reducir la capacidad de la histamina para extravasar fluidos y así agravar el edema ya existente.

Hay que especificar que para lograr todos estos beneficios será importante seguir una correcta pauta de aplicación del hielo, ha de aplicarse durante 15 o 20 minutos y repetir cada 3 o 4 horas para lograr y maximizar las ventajas ya comentadas. Si aplicamos hielo durante más tiempo se va a producir una disminución excesiva del riego sanguíneo y de la temperatura de la zona frente a la cual, el organismo reacciona con una vasodilatación como efecto rebote y estamos perjudicando la lesión, puesto que ocurre lo contrario a lo comentado.

Tratamiento farmacológico de la tendinitis.

Como tratamiento farmacológico existen algunas controversias y no existe un criterio unificado al respecto. En primera línea se valora el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Estos son el ibuprofeno, naproxeno, dexketoprofeno entre otros.

En la actualidad son muy utilizados en la práctica clínica, ya que van a actuar disminuyendo la inflamación y produciendo un efecto analgésico. Este efecto analgésico puede ser peligroso al poder enmascarar problemas subyacentes. Por lo que no se recomienda tomarlos inmediatamente y esperar algún tiempo antes de tomar alguno.

Tenemos que recordar la gastrolesividad de estos productos, por lo que se recomienda tomarlo después de las comidas. Y se contraindica en personas con problemas renales, úlceras peptídicas, problemas cardiacos, hipertensión grave, hepatopatías, embarazadas y lactancia.

El resto de tratamientos disponibles requerirán de prescripción médica, por lo que será el facultativo el que valorará la necesidad. Estos son corticoides, heparina, dextrosa hiperosmolar y plasma rico en plaquetas (PRP), además de otros tantos.

Tratamiento fitoterápico.

En cuanto al tratamiento fitoterápico podemos optar por diversos activos que pueden ser beneficiosos:

  • Crema antiinflamatoria a base de árnica, hipérico y harpagofito se puede aplicar con mucha frecuencia y reduce la inflamación y produce efecto frío.
  • Cápsulas fitoterápicas a base de cúrcuma, jengibre, cayena, romero y sauce, entre los más usados

rehabilitación en el tratamiento para la tendinitis.

Aunque en las primeras fases se requiera reposo, este no debe prolongarse demasiado. Los tratamientos de rehabilitación deben iniciarse en una fase temprana y van a ser diferentes dependiendo de la tendinopatía:

  • Tendinopatía en fase reactiva: debemos reducir la carga y realizar ejercicios de aumento de carga progresiva con contracciones isométricas para iniciar la puesta en marcha del tendón.
  • Tendinopatía en fase degenerativa: requiere de un aumento en la intensidad de las contracciones para someter a la estructura tendinosa a cargas elásticas de forma creciente.

Por otra parte, se recomiendan los vendajes funcionales. Estos permitirán el movimiento de la articulación en aquellos ángulos que no fuercen las parte lesionada y manteniendo en una posición adecuada el tendón afectado.


Consejo InPharmado

Queremos recordar que lo primero que debemos hacer es aplicar hielo, en los primeros minutos/horas tras la lesión. También, es importante tener en cuenta que nunca ha de aplicarse directamente sobre la piel, hay que usarlo envuelto, por ejemplo, en una toalla. Si con esto no disminuye la inflamación y vemos que se ha comenzado a producir edema (hinchazón). Pasadas unas horas, podemos optar por tomar por ejemplo dexketoprofeno 25 mg cada 12 h al menos el primer día y segundo día (leyendo bien el prospecto y asegurándote que no apareces en los grupos contraindicados) y reposo.

Si tras esto no se ha experimentado mejoría, recomendamos un vendaje funcional y acudir a su médico de familia para que tome las decisiones oportunas sobre los siguientes pasos de su tratamiento o diagnóstico. Es primordial tratar las lesiones lo antes posible para evitar su posible cronicidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ES
es_ES
Abre el chat
1
💬 Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola 👋
Cómo podemos ayudarte?