Saltar al contenido

Inmunoterapia: una revolución en la medicina

La inmunoterapia es una estrategia terapéutica que utiliza el sistema inmunológico del propio paciente para combatir enfermedades. Esta modalidad de tratamiento ha cobrado gran relevancia en los últimos años, especialmente en el campo del cáncer, donde ha demostrado resultados impresionantes. En este artículo, se describirá qué es la inmunoterapia, cómo funciona, sus aplicaciones, avances, desafíos y futuro.

¿Qué es la inmunoterapia y cómo funciona?

Es un tipo de tratamiento que aprovecha la capacidad del sistema inmunológico para reconocer y eliminar células anormales o extrañas, como las células tumorales o las infectadas por virus o bacterias. El sistema inmunológico está compuesto por diferentes tipos de células y moléculas que actúan de forma coordinada para defender al organismo de las amenazas externas o internas.
La inmunoterapia se basa en el principio de que el sistema inmunológico puede ser modulado o potenciado para mejorar su respuesta contra las enfermedades. Existen diferentes enfoques de la inmunoterapia, que se pueden clasificar en dos grandes grupos:

  1. Estimulación del sistema inmunológico: consisten en administrar al paciente sustancias que activan o refuerzan el sistema inmunológico, como anticuerpos monoclonales, citocinas, vacunas o inhibidores de puntos de control inmunitario. Estos últimos son moléculas que regulan la actividad de las células inmunes, evitando que se sobreestimulen o se autoataquen. Al bloquear estos puntos de control, se libera el freno del sistema inmunológico y se potencia su acción contra las células tumorales.
  2. Terapias basadas en células inmunes: consisten en extraer células inmunes del paciente o de un donante, modificarlas genéticamente o seleccionarlas según su especificidad, y reintroducirlas en el paciente para que ataquen a las células diana. Un ejemplo de este tipo de terapia son las células CAR-T, que son linfocitos T modificados para expresar un receptor quimérico que reconoce un antígeno específico de las
    células tumorales.

¿En qué enfermedades se utiliza?

La inmunoterapia se ha aplicado con éxito en diversas enfermedades, siendo el cáncer la más destacada. El cáncer es una enfermedad caracterizada por la proliferación descontrolada de células anormales que invaden los tejidos y órganos del cuerpo. El sistema inmunológico juega un papel clave en la prevención y eliminación del cáncer, pero a veces falla o es engañado por las células tumorales, que desarrollan mecanismos para escapar o inhibir su acción.

Estos tratamientos ofrecen una alternativa o un complemento a las terapias convencionales como la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia. La inmunoterapia ha demostrado ser capaz de inducir respuestas duraderas y completas en algunos tipos de cáncer, como el melanoma, el cáncer de pulmón, el cáncer renal o el linfoma. Además, tiene la ventaja de ser más selectiva y menos tóxica que otros tratamientos, ya que actúa sobre las células tumorales sin dañar a las sanas.

También se ha utilizado en otras enfermedades en las que el sistema inmunológico está implicado, como las enfermedades autoinmunes o las alergias. Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que el sistema inmunológico ataca por error a los propios tejidos u órganos del cuerpo, causando inflamación y daño. Algunos ejemplos son la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple o la diabetes tipo 1. La inmunoterapia puede ayudar a restaurar la tolerancia del sistema inmunológico hacia los antígenos propios, mediante el uso de anticuerpos monoclonales, vacunas o células reguladoras.

Las alergias son reacciones exageradas del sistema inmunológico ante sustancias inocuas, como el polen, el polvo o los alimentos. La inmunoterapia puede ayudar a reducir la sensibilidad del sistema inmunológico hacia los alérgenos, mediante el uso de vacunas o anticuerpos monoclonales que bloquean la liberación de histamina u otras sustancias que causan los síntomas alérgicos.

¿Qué avances y desarrollos recientes se han producido en el campo de la inmunoterapia?

Este campo de la medicina está en constante evolución y desarrollo, con numerosas investigaciones y estudios que buscan mejorar la eficacia y seguridad de las terapias existentes, así como descubrir nuevas dianas y estrategias terapéuticas. Algunos de los avances más recientes son:

  • La aprobación de nuevos inhibidores de puntos de control inmunitario, como el pembrolizumab, el nivolumab o el atezolizumab, que han ampliado el espectro de cánceres susceptibles de ser tratados con esta modalidad, como el cáncer de vejiga, el cáncer de cabeza y cuello o el cáncer gástrico.
  • La aprobación de las primeras terapias basadas en células CAR-T, como el tisagenlecleucel o el axicabtagene ciloleucel, que han demostrado una alta eficacia en el tratamiento de algunos tipos de leucemia y linfoma refractarios a otras terapias.
  • El desarrollo de nuevas generaciones de células CAR-T, que incorporan elementos para mejorar su seguridad, persistencia y funcionalidad, como interruptores moleculares, receptores coestimuladores o moléculas secretoras de citocinas.
  • El desarrollo de nuevas terapias basadas en otros tipos de células inmunes, como las células NK (natural killer), las células dendríticas o los macrófagos, que pueden tener ventajas sobre las células T, como una mayor disponibilidad, una menor toxicidad o una mayor versatilidad.
  • Las nuevas terapias basadas en nanopartículas, virus o bacterias, que pueden actuar como vehículos para transportar antígenos, fármacos o genes al sistema inmunológico, potenciando su respuesta contra las células tumorales o modulando su actividad en las enfermedades autoinmunes o alérgicas.

¿Qué desafíos y consideraciones se plantean en el desarrollo de complementación ?

A pesar de los avances logrados en el campo de la inmunoterapia, todavía existen varios desafíos y consideraciones que limitan su aplicación y difusión. Algunos de ellos son:

  • La selección de pacientes: no todos los pacientes responden igual a la inmunoterapia, y se requieren biomarcadores que permitan identificar a los candidatos más adecuados para cada tipo de terapia. Algunos ejemplos son la expresión de PD-L1 en las células tumorales para los inhibidores de puntos de control inmunitario, o la presencia del antígeno CD19 en las células tumorales para las células CAR-T.
  • Los efectos secundarios: la inmunoterapia puede causar reacciones adversas derivadas de la activación o modificación del sistema inmunológico, que pueden ser leves o graves. Algunos ejemplos son las reacciones alérgicas, las inflamaciones locales o sistémicas, las toxicidades orgánicas o el síndrome de liberación de citocinas. Se requieren protocolos para prevenir, monitorizar y tratar estos efectos secundarios.
  • Los costos asociados: la inmunoterapia es una modalidad terapéutica compleja y costosa, que implica procesos técnicos e infraestructuras especializadas. Además, algunas terapias requieren un seguimiento prolongado y un tratamiento continuo. Se requieren mecanismos para financiar y facilitar el acceso a la inmunoterapia a todos los pacientes que lo necesiten.

¿Qué futuro le espera a la inmunoterapia?

Se espera que la investigación y el desarrollo continúen avanzando en este campo, descubriendo nuevas dianas y estrategias terapéuticas que mejoren la eficacia y seguridad. Algunas de las perspectivas futuras de la inmunoterapia son:

  • La medicina personalizada: la inmunoterapia puede adaptarse a las características individuales de cada paciente, como su perfil genético, inmunológico o tumoral. Esto puede permitir una mayor precisión y efectividad en el tratamiento, así como una menor toxicidad y resistencia.
  • La terapia combinada: la inmunoterapia puede combinarse con otras modalidades terapéuticas, como la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia o la terapia génica. Esto puede potenciar el efecto sinérgico de las diferentes terapias, aumentando las posibilidades de curación o control de la enfermedad.

La revolución está por llegar…

La inmunoterapia es una revolución en la medicina, que utiliza el sistema inmunológico del propio paciente para combatir enfermedades. Ha demostrado ser una alternativa o un complemento a las terapias convencionales, especialmente en el campo del cáncer, donde ha logrado resultados impresionantes. La inmunoterapia también se ha aplicado en otras enfermedades en las que el sistema inmunológico está implicado, como las enfermedades autoinmunes o las alergias.

Esperamos que este artículo te haya resultado interesante y útil. Si quieres saber más sobre la inmunoterapia y otras novedades en el ámbito de la salud, te invitamos a seguirnos en Linkedin Inpharmado, donde compartimos contenidos de calidad y actualidad. También puedes dejarnos tus comentarios o sugerencias sobre este artículo o sobre otros temas que te gustaría que tratáramos. ¡Gracias por leernos!


Consejo Inpharmado

Para pacientes en tratamiento inmunoterápico.

Desde InPharmado queremos dejaros algunos consejos para los pacientes y útil a suvez para los cuidadores de pacientes en tratamientos de inmunoterapia:

  1. Comunica tus inquietudes: Habla abiertamente con tu médico sobre cualquier pregunta o preocupación que tengas sobre la inmunoterapia. Es importante estar bien informado sobre el tratamiento y sus posibles efectos secundarios.
  2. Sigue el plan de tratamiento: Asegúrate de seguir las indicaciones de tu médico al pie de la letra. Esto incluye el horario de las citas, la dosis de medicamentos y cualquier otra recomendación específica.
  3. Escucha a tu cuerpo: Presta atención a cómo te sientes durante el tratamiento y después de las sesiones. Si notas algún efecto secundario o cambio en tu bienestar, infórmalo a tu médico de inmediato.
  4. Cuida tu salud en general: Mantén hábitos saludables, como una dieta balanceada, ejercicio regular y suficiente descanso. Una buena salud general puede ayudar a tu sistema inmunológico a responder mejor al tratamiento.
  5. Evita la automedicación: No tomes medicamentos adicionales o suplementos sin consultar primero a tu médico, ya que algunos pueden interferir con la inmunoterapia.
  6. Protégete del sol: Algunos tipos de inmunoterapia pueden hacer que tu piel sea más sensible al sol. Usa protector solar y evita la exposición directa al sol en la medida de lo posible.
  7. Apoyo emocional: Busca apoyo emocional en amigos, familiares o grupos de apoyo. A veces, enfrentar un tratamiento médico puede ser emocionalmente desafiante, y hablar con otras personas que hayan pasado por experiencias similares puede ser de gran ayuda.
  8. Informa a tu equipo médico: Siempre notifica a tu médico sobre cualquier efecto secundario que experimentes. Puede ser útil llevar un registro de cómo te sientes después de cada sesión para que puedas proporcionar detalles precisos.
  9. Sé paciente: La inmunoterapia puede requerir tiempo para mostrar resultados significativos. Mantén una actitud positiva y comprende que los tratamientos pueden llevar tiempo para tener un efecto completo.
  10. Sigue las pautas de seguimiento: Una vez que hayas completado la inmunoterapia, sigue las pautas de seguimiento y las citas médicas recomendadas para monitorear tu progreso a largo plazo.

Recuerda si quieres que te facilitemos más información puedes consultarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ES
es_ES
Abre el chat
1
💬 Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola 👋
Cómo podemos ayudarte?