Saltar al contenido

Revisión del tratamiento de úlceras en veterinaria: IBP vs H2 – ¿Cuál es mejor?

Repasamos la farmacoterapia disponible para úlceras en veterinaria

Como bien sabemos en la práctica clínica veterinaria, uno de los problemas más frecuentes en nuestras mascotas (perros y gatos) son las patologías y signos digestivos. Las causas tras las que se encuentran dicha sintomatología suelen ser gastritis víricas o bacterianas, gastritis urémica y estrés. Uno de los signos más problemáticos que se derivan es la emesis, que se trata de forma inadecuada con inhibidores de la bomba de protones. Dificultando el manejo de las úlceras en veterinaria.

Funciones del estómago y proceso de generación de las úlceras en veterinaria.

Una de las funciones más importantes del estómago, además de la digestión, es la secretora. El estómago secreta ácidos gástricos que intervendrán en la degradación proteica. Esta hará biodisponible la vitamina B12, mejorando la absorción férrica y cálcica, además regula la microbiota, creando ambientes perjudiciales para las bacterias patógenas, entre otras funciones.

Bobo, el perro más InPharmado, sí conoce todos los peligros de un mal uso de los Inhibidores de la bomba de protones.

La Word Small Animal Veterinary Association considera los siguientes grupos terapéuticos como primera línea en el tratamiento de gastritis, esofagitis y úlceras:

Inhibidores de la bomba de protones

Los mal denominados protectores gástricos, que en realidad, son inhibidores de la bomba de protones, se están sobre prescribiendo sin atender a criterios etiológicos (causa del problema). La función principal de este grupo terapéutico es la de evitar la formación de úlceras peptídicas (estomacales) y tratar los síntomas derivados de esta. Pero sería mejor investigar la causa y concluir a raíz de esto un diagnóstico concreto y un tratamiento específico.

Son los más efectivos en la reducción de la acidez gástrica. Se absorben en ambiente ácido y llegan hasta la célula parietal (célula encargada de secretar el ácido), estimulando una bomba de protones (H+/K+ -ATPasa), liberando protones (H+) al medio. Aunque se metaboliza vía hepática, no son muchos los casos reportados de hepatopatías por consumo. Algunos ejemplos que seguro que os suenan son: omeprazol, rabeprazol, pantoprazol, esomeprazol, lansoprazol y dexlzoprazol.

Antagonistas histaminérgicos como tratamiento de úlceras en veterinaria

Estos fármacos son menos potentes que los anteriores, aunque su efecto se prolonga hasta 24 h. Se van a unir al receptor de histamina tipo 2 (H2), actuando sobre la secreción y producción de ácido. No como los que actúan sobre H1, que son antialérgicos y no tienen efecto digestivo. Pues bien, estos antagonistas H2 actuarán sobre la superficie basolateral de las células de secreción disminuyendo sus efectos. No presentan graves efectos adversos, pero si se han descrito algunos casos de hepatopatías, ya que su metabolismo se lleva a cabo en el mismo complejo enzimático que los anteriores. Los fármacos más reconocidos de este grupo son: ranitidina, famotidina y nizatidina.

Sucralfato

Actuará protegiendo la mucosa gástrica, creando un film protector, evitando un contacto directo de las secreciones con la capa mucosa. Su tiempo de acción se comienza a dar alrededor de las 2 h y se prolonga hasta 6 h su efecto. No se absorbe vía sistémica y se excreta intacto por heces.

Antieméticos en el tratamiento de úlceras veterinarias

Al evitar la regurgitación de contenido gástrico, con el pH ácido que este presenta, se previene que se agraven las úlceras y permite una reducción en el tiempo de curación. Algunos ejemplos son: ondasetrón, maropitant y metoclopramida (esta además reduce el tiempo de vaciado gástrico evitando un acúmulo excesivo de ácido).

Recuerda que si tienes alguna duda, puedes consultarnos desde aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ES
es_ES
Abre el chat
1
💬 Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola 👋
Cómo podemos ayudarte?